NINGUN SOÑADOR

ES 

DEMASIADO PEQUEÑO

TAL COMO

NINGUN SUEÑO

ES

DEMASIADO GRANDE.